Temas básicos: El miedo a las matemáticas.

Página 15: El miedo a las matemáticas.

/es/temas-basicos/breve-historia-de-los-numeros-iv/content/

El miedo a las matemáticas.

¿Alguna vez has dicho una frase como: "odio las matemáticas" o "simplemente, no soy bueno en matemáticas"? Si es así, es posible que tengas ansiedad matemática.

Esto es un sentimiento de miedo, preocupación o desazón que interfiere con tu capacidad de estudiarlas.

Se ha demostrado que reduce la memoria funcional, la cual contiene la información que necesitas para resolver problemas.

La ansiedad o miedo a las matemáticas, además de hacerte sentir mal, también puede afectar tu rendimiento, lo cual puede empeorar tu angustia, creando un círculo vicioso del que es difícil salir.

¡Pero la buena noticia es que lo puedes romper! Aquí hay cinco consejos para hacerlo:


1. Escribe sobre tu ansiedad: 

Estudios han demostrado que las personas que escribieron sobre sus frustraciones y preocupaciones, antes de tomar un examen de matemáticas, obtuvieron mejores resultados.

2.Fortalece tus bases: 

Las matemáticas, a menudo, se basan en un conjunto de habilidades básicas como la suma, la resta, la multiplicación y la división. Práctica todos los días para ganar confianza.

Imagen practicar matemáticas para ganar confianza.

3. Escribe todo el proceso: 

Dado que la ansiedad ante las matemáticas disminuye la memoria a corto plazo, cuanto más escribas, menos cosas tendrás que recordar.

Esto también puede ayudarte a verificar tus ejercicios al finalizar.

Imagen de escribir proceso de operación matemática.

4. Alivia el estrés: 

La ansiedad también puede causar síntomas físicos, como dificultad para respirar y un aumento de la frecuencia cardíaca. Combate estos síntomas practicando meditación o ejercicios de respiración.

Ilustración de aliviar el estrés.

5. Piensa en positivo: 

El miedo a las matemáticas se basa, principalmente, en la preocupación de lo que no podrás hacer. Por lo tanto, tener confianza en ti mismo o creer que puedes hacer algo es lo opuesto. Olvídate de frases como "No soy bueno en matemáticas" y cámbialas por "Yo puedo hacer esto".

Todo el mundo se encuentra con las matemáticas en algún momento, por lo que es importante no permitir que la ansiedad o el miedo te detenga.

Imagen Yo puedo hacer esto.