Conceptos básicos de diseño gráfico: ¿Qué es branding o identidad corporativa?

Página 7: ¿Qué es branding o identidad corporativa?

/es/conceptos-basicos-de-diseno-grafico/que-es-tipografia-y-como-elegir-un-tipo-de-letra/content/

¿Qué es branding o identidad corporativa?

Puedes definirlo como aquello que otras personas piensan de ti, de tu empresa y de tu producto o servicio. También se le suele llamar identidad corporativa.

Hay ejemplos de identidad de marca en sitios web, empaques de productos, diferentes avisos publicitarios e, incluso, en artículos personales como documentos o tarjetas de presentación.

Aprender sobre este tema puede ayudarte a tomar mejores decisiones de diseño, sin importar tu cargo, experiencia o el medio que uses. 

Una parte importante para reconocer el branding de una marca es su identidad visual, que es cómo se ve, desde su logotipo, hasta sus colores. Un buen impacto visual puede ser muy persuasivo. Piensa en tu propia experiencia. ¿Alguna vez elegiste un producto porque  simplemente te gustó la forma en que se veía?

Es como una vista previa de tu marca. Cada parte de tu diseño es una pista que le dice a tus espectadores lo que pueden esperar. Tu tono puede ser clásico o atrevido, pero sin importar cuál elijas, cada elemento trabaja en conjunto para mostrar exactamente de qué se trata tu marca.

Por supuesto, esto no solo sirve para los negocios. Puedes aplicar el concepto de identidad a casi cualquier tipo de proyecto, grande o pequeño. Ser consciente del estilo visual puede servirte para actualizar tu curriculum o buscar formas de mejorar tu sitio web.

Algunas compañías usan una guía de estilo para mantener una apariencia consistente, pero si apenas estás iniciando en el diseño, está bien tener un enfoque más informal.

Los principales componentes de la identidad visual son: logotipo, color, tipografía e imágenes.

Logotipo:

Es aquello que identifica tu marca a partir de un ícono, un tipo de diseño o ambas cosas. Los más efectivos tienden a ser simples, algo que el espectador puede reconocer y recordar.

Cada elemento de tu logotipo contribuye a la identidad de tu marca, incluyendo el tipo de letra, los colores y las imágenes que uses.  Cambiar solo uno de estos elementos puede tener un gran impacto en cómo tu marca es vista.

Hay logos en todas partes. Si miras detenidamente, los encontrarás tanto en elementos corporativos, como afuera, representando pequeños negocios, trabajadores independientes y emprendedores. Es casi como una marca. Es la forma en que las personas te reconocen e identifican tu producto o servicio.

Ilustración de reconocimiento de logo.

Por eso es importante usarlos sabiamente. Un logotipo que está pixelado, distorsionado o es demasiado pequeño para leerse, puede darle a tus espectadores una mala impresión.

Guarda una copia nítida, en alta resolución y lo suficientemente grande para cualquier proyecto. De esa manera, estarás preparado para cualquier cosa que pueda venir, ya sea una simple impresión o algo completamente diferente.

Color:

El color ayuda mucho a definir tu marca. No solo llama la atención del espectador; también crea unidad entre los diferentes proyectos que desarrolles o plataformas que uses.

La mayoría escoge sus colores principales directamente del logo de la compañía. Usar algunos tonos adicionales puede ayudarte a expandir la paleta principal y definir aún más el estilo y personalidad de la marca.

Imagen sobre paleta de colores.

Hay muchas formas de usarlos, pero ten cuidado de no excederte o ignorar estándares básicos de diseño. Evita errores comunes como colores vibrantes o que saturen tu proyecto. Asegúrate de incluir en tu paleta tonos neutros, como negro, gris blanco o marfil.

Texto:

Es uno de los aspectos más simples, pero esenciales de la identidad de marca. Todo lo que necesitas es una fuente diferente, y así cambiar sutilmente, o no tanto, el aspecto de ella.

Muchos escogen 2 o 3 fuentes como base, usualmente inspiradas en el logo, para uso cotidiano.  

También puedes elegir cuidadosamente tipografías más creativas, que sean un reflejo de tu identidad visual.

Hay algunas fuentes que los diseñadores profesionales evitan, ya que en el pasado fueron muy populares, pero ahora se consideran obsoletas y usadas en exceso.

En caso de duda, es menos probable que una fuente atemporal y discreta le reste credibilidad a tu mensaje. Tu elección complementará la identidad de la marca, pero aun así debe ser actual y profesional.

Imagen de tipografía.

Imágenes:

Son una parte muy importante al construir una identidad propia. Cada foto, gráfico, ícono y botón son una oportunidad de mostrar la marca y determinar cómo es percibida.

En entornos profesionales, las imágenes son construidas específicamente para la marca. Por ejemplo, las fotos de un catálogo o las ilustraciones de una aplicación. Alguien quien apenas está iniciando puede tener resultados parecidos eligiendo imágenes con un elemento en común, como un color característico, el tema o el estilo gráfico. 

Lo más importante es que evites usar imágenes que sean demasiado generales o populares. Esto es difícil si usas bancos de archivos, pero hay maneras de marcar diferencia.

Ilustración imágenes de archivo.

Evita las imágenes que carezcan de un contexto o aparezcan frecuentemente en otros diseños. En su lugar, elige imágenes que se vean auténticas y tengan personas, lugares y cosas reales.

La identidad visual no es solo una herramienta de mercadeo. Es una forma de enviar un mensaje conciso.  

Con una visión clara de tu marca, sabrás qué colores, fuentes e imágenes usar. Así podrás crear piezas consistentes que las personas recordarán.