Cómo manejar tu dinero: Tipos de gastos innecesarios

Página 2: Tipos de gastos innecesarios

/es/como-manejar-tu-dinero/que-son-los-ingresos-y-egresos/content/

Tipos de gastos innecesarios

Existen dos tipos de gastos innecesarios que tienen un impacto significativo en el buen manejo del dinero: los gastos compulsivos y el gasto de hormiga. 

¡Conoce de qué se tratan!

Gastos compulsivos

También se les dice "compras compulsivas" y se relacionan al consumo en exceso de artículos y elementos que, en su mayoría, no representan necesidad alguna para el comprador, simplemente se basa en sus impulsos emocionales.

Se caracterizan por tener montos significativos, lo cual hace que, en muchas ocasiones, la persona gaste más de lo que puede, endeudándose y poniendo en riesgo su situación financiera y la de su familia.

Gastos de hormiga

Existe otro tipo de compra compulsiva que, en muchos países se conoce como "gasto de hormiga".

Recibe este nombre porque se relaciona a pequeños montos que, inconscientemente y por hábito del diario, no se consideran de mayor importancia como por ejemplo, la compra diaria de alimentos no esenciales o que pueden hacerse en casa; la adquisición de billetes de lotería diarios o semanales, e incluso, el pago de suscripciones a productos de entretenimiento que no se utilizan.

Mira el siguiente ejemplo:

-Imagen captura: 

Suponiendo que entre la empanada, el café y el almuerzo te gastas, diariamente, $5 pesos. Si trabajas los cinco días de la semana, estos $5 pesos se convierten en $25 pesos y, a su vez, equivaldrían a $100 pesos mensuales.
Ahora, multiplica este monto por los 12 meses del año... El resultado de estos gastos de hormiga es de $1,200.00 pesos anuales. 

Reflexiona, ¿en qué otras cosas, de mayor importancia, podrías destinar este dinero? 

¿Qué hacer para controlar los gastos compulsivos y hormiga?

Ya teniendo en claro qué son las compras compulsivas y gastos de hormiga, puedes seguir estos consejos en caso de haber detectado algunos de estos gastos en tus finanzas personales:

  1. Analiza tus  gastos diarios: identifica minuciosamente aquellos gastos que tienes a diario y determina cuáles no son necesarios. Súmalos y proyéctalos de forma semanal, mensual  y anual. Con esto, sabrás cuánto dinero destinas en estos gastos de hormiga.
  2. (Si tienes gastos compulsivos) Prepara un presupuesto específico de gasto de impulso: lo ideal es eliminar por completo las compras de impulso y minimizar los gastos hormiga. Pero si es inevitable, lo más recomendable es que los incluyas en tu presupuesto. ¡Así será más fácil controlarlos!
  3. Lleva tu almuerzo a tu lugar de trabajo y/o estudio: además de ser un gran método para ahorrar, evitarás caer en la tentación de comer por fuera todos los días o gastar demasiado dinero en antojos.
  4. Cancela o modifica suscripciones innecesarias: revisa los servicios  que no usas o que usas con poca frecuencia como, por ejemplo, los servicios de streaming, paquetes premium en suscripciones de cable; revistas y periódicos; video juegos, etc., y determina cuáles debes eliminar y cuáles modificar por un menor valor. 
  5. Revisa las facturas de los servicios básicos: de esta manera detectarás si hubo incrementos en el valor servicio que indiquen excesos en el consumo del servicio o posibles daños.
  6. Modifica los límites de créditos: si utilizas tarjeta de crédito para tus compras de impulso, puedes solicitarle al banco que reduzca los límites de crédito. De esta manera, te obligas a cumplir con las cuotas. Esta alternativa funciona siempre y cuando no incurras en gastos adicionales, a menos que sea para adquirir un bien o un servicio indispensable y necesario. 

Continúa en las siguientes páginas para aprender más sobre el manejo básico del dinero.

/es/como-manejar-tu-dinero/como-calcular-la-capacidad-de-endeudamiento/content/