Cómo manejar tu dinero: ¿Cómo hacer un presupuesto?

Página 4: ¿Cómo hacer un presupuesto?

/es/como-manejar-tu-dinero/como-calcular-la-capacidad-de-endeudamiento/content/

¿Cómo hacer un presupuesto?

Un presupuesto es una herramienta que servirá para mirar de cerca los gastos y tener control del manejo del dinero. Se deben registrar tanto los ingresos como los egresos del mes, lo que significa que debes sumar todo el dinero que te entra e identificar y reducir los gastos.  

Descarga aquí una plantilla ya preparada en Excel para que hagas tu propio presupuesto: Plantilla de presupuesto en GCFGlobal.xlsx

¿Qué es más fácil: aumentar los ingresos o reducir los gastos ?

 La mayoría de las personas son asalariadas, es decir, reciben un salario fijo cada mes. Por eso, es más difícil aumentar los ingresos, ya que eso implica trabajar horas extras, solicitar un aumento al jefe, cambiar de trabajo o crear otra fuente de ingreso, así que deben enfocarse en lo que pueden controlar, o sea, sus gastos.

Elaborar un presupuesto es muy sencillo. Solo se necesita una hoja de papel o tener acceso a una computadora que cuente con Excel o con algún otro programa de hojas de cálculo

Ventajas de hacer un presupuesto

Un presupuesto te permitirá reducir o eliminar gastos innecesarios y buscar más entradas de dinero, como nuevos negocios e inversiones y así poder alcanzar un nivel de ahorro. Lo más importante es tener control de tu dinero y evitar endeudarte innecesariamente.

Aquí te ofrecemos una guía  para crear un presupuesto:

1. Determina cómo y cuándo recibes dinero

Lo primero que debes tener en cuenta para hacer tu presupuesto es  identificar tus ingresos: pueden ser salarios, pensiones, arriendos o las ganancias de un negocio propio.

2. Indica la frecuencia 

Revisa cada cuánto recibes dinero: diaria, semanal, quincenal o mensualmente.

Para familiarizarte con este proceso, es recomendable  que comiences  elaborando tu presupuesto de forma  semanal y luego, hacerlo mensualmente.

3. Identifica tus ingresos fijos y variables

Si eres asalariado, separa tus ingresos fijos (como el sueldo), de los ingresos variables, es decir, aquellos que recibes de forma adicional (pago por horas extra, comisiones,  etc.).

 Por su naturaleza, los ingresos variables no son previsibles y el incluirlos en tus ingresos distorsiona tu presupuesto. 

4. Detalla tus gastos

Es un hecho que la mayoría de las personas saben cuánto ganan, pero no cuánto gastan y es ahí donde se escucha decir que "el dinero no alcanza". Por esa razón, es muy importante identificar los gastos fijos.

Veamos, entonces, algunos ejemplos de gastos fijos:

  • El arriendo, los servicios básicos, como el agua, la luz y el gas; servicios adicionales, como la telefonía móvil o fija e o, internet,  y el mercado.
  • El transporte, bien sea público o, si tienes auto, gastos de combustible, peajes y pólizas de seguro, entre otros. 
  • Préstamos, bien sea de bancos  o deudas que tengas pendientes  con particulares. 

Es fundamental saber esto porque de aquí vas a ver la realidad de tus finanzas en estos momentos. 

Algunas recomendaciones:

  • Designa un límite: distribuye tus ingresos en función de los gastos que tengas. Para ello, puedes establecer una cantidad de dinero máxima para cada categoría. Eso ayudará a no pasarte del presupuesto y controlar mejor tus gastos.
  • Reserva dinero para emergencias: es ideal que separes  una cantidad de dinero mensual para poder crear un fondo de emergencia al que puedas recurrir en caso  que se presente un imprevisto económico. Por ejemplo, una enfermedad, o una emergencia que no puedes cubrir, y así no recurrir a préstamos o créditos adicionales. 
  • Flujo de dinero: el flujo de efectivo lo vas a determinar de la suma de todos tus ingresos menos todos tus gastos (ingreso-gastos). Una vez hayas realizado todo lo anterior, hay dos resultados: 
  1. Tus ingresos superan tus gastos:
    Lo que indica que tienes un flujo positivo y te sobra dinero para cubrir tus gastos y tomar decisiones sobre el dinero sobrante: si ahorrar o invertir. 
  2. Tus gastos superan tus ingresos:
    Es decir, que tienes un flujo negativo o te falta dinero para cubrir tus gastos. Ante esta situación debes determinar cómo controlar o minimizar los gastos para lograr tener un flujo de dinero positivo.

Cuando tienes un presupuesto, puedes  planificar mejor el uso de tu dinero y adquirir la disciplina necesaria para poder cumplir con la meta propuesta. 

Tú tienes la posibilidad de  controlar tus gastos o egresos, ¡ellos no  te controlan a ti!

/es/como-manejar-tu-dinero/que-decisiones-tomar-con-el-presupuesto/content/